Derechos de Sobrevivientes de Violencia Doméstica, Asalto Sexual o Acoso

La información es sólo para fines de información general, y no es un sustituto para la asesoría de un abogado/a

Descargue o vea un pdf imprimible de nuestro folleto de Derechos de Sobrevivientes de Violencia domestica, Asalsto Sexual o Acoso

El propietario/a puede desalojar al agresor, otros miembros de la familia pueden permanecer

Si un inquilino/a comete un acto criminal de violencia física relacionada con la violencia doméstica, asalto sexual o acecho contra una co-inquilino/a, el propietario/a puede darle 24 horas de noticia para terminar el contrato de alquiler sólo al abusador/a.  El propietario/a no puede terminar el contrato de alquiler con otros inquilinos/as, y no puede exigir a los inquilinos/as que quedan para pagar el alquiler adicional o un depósito adicional o cargo debido a que el agresor se fue. (ORS 90.445)

Rompiendo su contrato temprano

Si usted (o un niñ@ que vive con usted) ha sido víctima de violencia doméstica, asalto sexual o acoso dentro de los últimos 90 días, usted tiene el derecho de ser liberado de su contrato de arrendamiento o alquiler con un aviso de 14 días a su propietario/a. (ORS 90.453)

  • Haga una solicitud a su propietario/a por escrito. (Puede ver una muestra de carta si descarga este folleto)
  • Presente la prueba del abuso dándole a su arrendador una de las siguientes:
    • una copia de una orden de protección judicial;
    • una copia de un informe policial que demuestre que usted o un niñ@ que vive con usted ha sido víctima de violencia doméstica, asalto sexual o acoso;
    • una declaración de una “tercera persona calificada” (como un policía , médico, abogado o defensor de víctimas) indicando que ha reportado violencia doméstica , asalto sexual o acoso (Puede ver una muestra de carta si descarga este folleto)

Su propietario/a no puede cobrar una cuota de terminación del contrato en esta circunstancia. Su propietario/a no puede cobrar por el alquiler o daños incurridos después de la fecha. Inquilinos restantes seguirán siendo responsables de la renta. “Los familiares directos ” pueden salir con usted, si usted rompe su contrato de arrendamiento en virtud de estas leyes. El resto de los inquilinos deben quedarse.

 Cambiar las cerraduras de la seguridad

Si usted (o un niñ@ que vive con usted) ha sido víctima de violencia doméstica, asalto sexual o acoso, usted tiene el derecho de cambiar sus cerraduras. (ORS 90.459). Su propietario/a debe cambiar inmediatamente sus cerraduras o darle permiso para cambiar las cerraduras si usted notifica a su propietario/a que usted (o un niñ@ que vive con usted) es víctima de violencia doméstica, asalto sexual o acoso y que desea sus cerraduras cambiadas. Este aviso puede ser verbal, pero un aviso por escrito es siempre más seguro. (Vea el Formulario de ejemplo 2 más abajo).

Si el abusador/a vive con usted como un co-inquilino/a, primero debe proporcionar a su propietario/a con un documento judicial que ordena al abusador a salir antes de que usted o su propietario/a puede cambiar las cerraduras.  El dueño/a no debe permitir al abusador/a en la unidad sin su permiso, a menos que un tribunal ordene la entrada. El abusador/a es responsable de la renta y cualquier daño a la unidad hasta que termine la tenencia de esa persona.

Si el abusador/a no es un co-inquilino/a, usted no tiene que presentar prueba a su propietario/a que la violencia ocurrió. Si el propietario/a se niega o tarda demasiado en cambiar las cerraduras, puede cambiar las cerraduras sin el permiso del propietario/a, pero debe darle una copia de la nueva llave al propietario/a. Usted es responsable por el costo de cambiar las cerraduras, pero el propietario/a no debe insistir que pague por el cambio de la cerradura antes de cambiarlas.

La discriminación por motivo de violencia doméstica, asalto sexual o acoso

Los propietarios/a no se les permite tratar a las víctimas de violencia doméstica, asalto sexual o acoso diferente debido a esa experiencia. Esto significa que los propietarios/as no pueden amenazar o tratar de desalojar a alguien sólo por ser sobreviviente, o negarse a alquilar a ellos debido a su experiencia como sobreviviente. (ORS 90.449) .